Aventuras

Desde Nuevas Perspectivas: Cerro Guacamaya y Cerro Orarí

A partir de Febrero iniciaron los cursos ofrecidos por la Comunidad Asociada de Montañismo y Escalada de Panamá (CAMEP). Decidí participar en el primer curso de Iniciación al Trekking, el cual se convirtió en oportunidad de conocer nuevos compañeros, compartir conocimientos de senderismo y descubrir nuevas rutas a cimas anteriormente visitadas. A continuación el resumen.

Después de varios meses de senderismo frecuente en Panamá, uno empieza a darse cuenta lo importante que es estar preparado. Estando cada fin de semana en exteriores es inevitable exponerse a toda clase de situaciones. La mayoría positivas, claro! Pero a veces hay dificultades ya sea por cansancio, obstáculos o peligros que uno puede enfrentar al caminar. Por ello, empecé a enfocarme en dos aspectos: entrenar y aprender. Inclusive estoy poniendo miras hacia fuera de Panamá, por lo que se hace aún más importante prepararse. Una de estas oportunidades para aprender se presentó hace poco, organizada por CAMEP.

Los cursos se pueden resumir con dos objetivos: incentivar de manera responsable las actividades de senderismo, trekking y escalada en Panamá, pero también preparar a los inscritos que deseen ser parte de una expedición que llevarán a Venezuela a finales del 2016. Cada curso es certificado por CAMEP, organización que forma parte de la Confederación Panamericana de Deportes de Montaña y Escalada.

Un punto importante es sobre las certificaciones: más que ser un documento para presumir, la intención es que al momento de participar en actividades en otros grupos y países donde se es desconocido, quienes organizan tengan mayor seguridad de que quien participa será una persona idónea.

Tomada la decisión, nos encontrariamos en Penonomé para 2 días de discusión y practica en campo sobre temas básicos de senderismo, trekking y acampada.

DCIM100GOPROGOPR0717.La primera noche fue para reunirnos en la comunidad de Orarí, donde el hogar de nuestro guía, Javier, serviría de base para acampar durante el fin de semana. Durante la reunión se discutieron temas teóricos que ya habían sido compartidos por escrito con anterioridad, tales como: Equipo básico, ropa, mochila, trekking poles. Adicional también se vieron temas de mi interés enfocados a que el participante de una expedición pueda entender mejor los distintos tipos de terreno que puede enfrentar, como elegir rutas, calcular tiempos de duración. Poco a poco la charla se fue trasladando a historias de Günther, el organizador y quien dictaría el curso, sobre sus experiencias y aventuras. Escucharíamos sobre el Amazonas, Chamanes, Pirañas, Montañas y también historias de accidentes recordando la importancia de la seguridad durante estas actividades, en ocasiones, extremas.

Día 1: Cerro Guacamaya

¿Mirando al destino o el destino mirando?

¿Mirando al destino o el destino mirando?

La mañana siguiente desayunaríamos con café invitado por nuestros anfitriones de Orarí. Regresaríamos a caminos de La Pintada en Coclé, para ubicar una entrada que nos lleve hacia la cima del Cerro Guacamaya. Nuestro guía conversaría con personas del área, hasta encontrar nuestro punto de inicio. Para todos sería una nueva experiencia ya que a pesar de haber subido antes este sitio, sería por una nueva ruta.

Tome a la derecha, luego busque el portón, entonces el árbol Panamá, el otro portón y en 45 minutos está en el Guacamaya!

Tome a la derecha, luego busque el portón, entonces el árbol Panamá, el otro portón y en 45 minutos está en el Guacamaya!

Bajando la loma que daría inicio a la aventura una familia del área nos daría indicaciones sobre que árboles divisar, que cercas y portones cruzar para llegar hacia el Guacamaya. Emprendemos camino, tomando en cuenta detalles como el orden en que estaríamos ascendiendo y la velocidad de la marcha para beneficio de todos los senderistas.

A pesar de la plena confianza que mantenía un rapport con vacilones entre los ya conocidos miembros de CAMEP, al momento de enfrentar alguna dificultad, por ejemplo durante las lomas, la discusión retornaba de inmediato a como mejorar la técnica y dar ánimos para seguir adelante. Durante el recorrido además cada miembro discutiría sobre las posibles rutas alternas que se podrían tomar para ascender, con sus ventajas y desventajas. Les puedo asegurar que disfruté de cada momento no solo del sendero, sino de este tipo de camaradería y discusión.

IMG_3526

La nueva ruta también resultaría muy divertida, atravesando por “cementerios” de rocas. Subir las empinadas lomas mirando hacia abajo nunca resultó aburrido por la gran diversidad de piedras curiosas en el camino.

IMG_3549

Acercándonos más a la cima la inclinación aumentaba significativamente. Esto resultó en que dos participantes, reconocieran sus limites y nos esperaran bajo una de las pocas sombras que hay alrededor de este descampado cerro. Así entonces más importante que llegar a la cima sería aprender sobre nosotros mismos para en una próxima ocasión intentar nuevamente.

IMG_3590

El resto del grupo seguimos subiendo hasta llegar a la reconocida cima. Poco después divisamos otro grupo llegando desde la ruta que habría yo tomado hace un año atrás. Estuvimos ahí disfrutando las vistas, conversando sobre otras rutas visibles desde arriba y sintiendo la fuerte brisa. Con la cima nuevamente conquistada, retornamos a encontrarnos el resto del grupo y retornar con las nuevas experiencias.

IMG_3596

De vuelta en nuestro campo base, conversaríamos sobre lo aprendido y otros temas que pudimos comprobar como la diferencia entre los distintos calzados que llevamos: algunos con suelas rígidas, semi-rígidas o con mayor o menor tracción, ó completamente descuidadas como las mías.

Por si fuera poco, se demostró otra vez los altos valores inculcados fuera de ciudades por familias humildes, con una invitación a un delicioso sancocho. Aprovecho para compartir la observación de como esta familia, a pesar de depender del fuerte trabajo diario y altos costos de vida y transporte para sus hijos, mantenían siempre un hogar pulcro, con la colaboración de todos sus miembros en todas las tareas de cocina y limpieza. Con todo esto, mantenían energías para apoyarnos y compartir de su propio alimento con nosotros.

Otra noche con discusiones e historias de sendero fascinantes transcurrió, hasta que llegó la hora de dormir. La siguiente mañana despertaría mirando desde fuera de mi hamaca hacia nuestro próximo objetivo, el Cerro Orarí.

Día 2: Cerro Orarí

Pues por si habían dudas que se debía subir para llegar a la cima.

Pues por si habían dudas que se debía subir para llegar a la cima.

Esta cima la había podido pisar en mayo del 2015. Para entonces, la ruta utilizada presentó varios retos al recorrer una sección boscosa. En esta ocasión, siguiendo a Javier utilizamos una ruta más corta, aunque esto resultó en un sendero con gran inclinación y que requeriría precaución adicional en precipicios por los fuertes vientos que soplan en este verano.

DCIM100GOPROGOPR0740.

Desde la cima tendríamos vistas irrepetibles del pueblo de Orarí, de La Pintada y alrededores así como de un arcoiris. El retorno fue aún más rápido.

Ya de vuelta tendríamos una reunión para sacar conclusiones y donde se me ofrecería la invitación a seguir participando de los próximos cursos, los cuales espero poder seguir. Aún no tengo decidido participar en Venezuela este año, pero siempre es bueno mantener puertas abiertas, además de la siempre nutrida experiencia de conocer nuevas y excelentes personas como quienes participan en CAMEP. También recomiendo a nuestro guía Javier, quien en todo momento fue atento y amable. Para despedirnos, no pudo faltar otra invitación de almuerzo por nuestra familia anfitriona, a quienes agradecimos enormemente por su hospitalidad.

Categories: Aventuras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>