Crónicas

2×1 Cascada en La Gloria y Cajones de Chame

Nuevas experiencias siempre acompañan los nuevos senderos, es inevitable. Luego del hito que fue llegar al Gran Tife, tomaría una semana extra de reposo pero prontamente retomaría esta adicción que es conocer cada rincón de mi país. Lo que suponía una breve visita a una cascada nos trajo varias sorpresas.

Receta:

  • Destino: Recorrer Cerros y una Cascada. Adicional visitamos los Cajones de Chame.
  • Transporte utilizado: Automóvil y Chiva contratada.
  • Tipo de sendero: Fácil, con la dirección no hace falta guía. En caso de querer explorar más arriba, si se recomienda ir con guía conocedor del área.
  • Tiempo: 1 hora o menos caminando, dependiendo de hasta donde llegue el transporte.
  • ¿Qué necesitas?: agua para beber (guía por venir), snacks ligeros, vestimenta adecuada y muda seca adicional.

MARZO 2015. Llegar a nuestro objetivo sería fácil. Demasiado fácil, tal vez pensaría nuestro organizador Albert de La Tribu Guarumo. Llegar es un pequeño desvío desde el camino hacía Altos del María a una comunidad conocida como La Gloria, el área es también famosa por albergar muchas cascadas. Para llegar pedimos permiso en una tienda del área y ahí dejar nuestros autos estacionados. Algunos pocos, incluyéndome, aceptamos la invitación de uno de nuestros colegas para viajar en su Pick-Up, mientras que el resto del grupo contrataría una chiva para llevarlos hasta quedar a pocos minutos de la finca de La Gloria.

Empieza la caminata. No muy larga pero muchas lomas.

Empieza la caminata. No muy larga pero muchas lomas.

El camino hacia esta cascada se encuentra en una finca privada, por lo que el grupo recolecto una donación para la humilde familia y así cubrir la generosa invitación de sus dueños para poder disfrutar de semejante lugar.

Como mencioné antes, cada sendero nos trae novedades. En mi caso, pude observar y escuchar aves que no conocía anteriormente como las oropéndolas. Es muy curiosa la manera en que crean sus nidos colgantes de los árboles. Gracias al lente de mi cámara, que ya empezaba a sufrir una muerte lenta por su chapuzón en Gran Tife, pude inclusive ver los ojos y otras características interesantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una caminata breve, con algunas lomas pronunciadas nos llevaría a la cascada. Ahí la observaríamos, algunos pensando si con la llegada de la época lluviosa el caudal sería más fuerte.

¡Llegamos!

¡Llegamos! Absolutamente nadie se cayó en esta cascada…

Luego de un tiempo de disfrutar el lugar, Albert nos preguntaría si deseábamos conocer otras cascadas cercanas. Asumiendo seria sencillo, el grupo accedió y empezamos a seguir a nuestro guía local. De esta experiencia aprendí el reto que es buscar cascadas. Recuerden que estos fuertes caudales suelen estar cubiertos por gran vegetación a los lados, lo que puede dificultar su acceso. Además, requieren ya sea subir o bajar inclinaciones significativas, lo que resulta obvio pero después de haberlo vivido, no antes.

wiiiii

wiiiii

La foto de la foto.

La foto de la foto.

Eso no quita que el esfuerzo sea en vano. El recorrido por el área resultó en ver pequeñas caídas, hermosos pozas de agua y otra cascada que fue perfecta para que varios del grupo se dieran su chapuzón. Yo aún no me tiraría, pero pude disfrutar igual desde el lado menos extremo de las vistas, el agua y el compañerismo que siempre hay con La Tribu.

Cajones de Chame

Cajones de Chame

Pensando que esa sería “la ñapa”, aprovechamos que aún teníamos varias horas de la tarde y no estábamos lejos de la capital para visitar el hasta entonces desconocido Cajones de Chame. Yo desde hace mucho quería ir ya que solo conocía el lugar en fotos y me pareció muy llamativo. Estar ahí confirmaría mis sospechas, el lugar es asombroso.

Aquí, el pasar del Río Chame y del tiempo le ha dado una textura y forma muy particular. Siempre que el clima lo permita, es posible darse un chapuzón o explorar sus pasajes desde arriba o desde abajo. Siendo mi primera visita, me limité a una breve caminata con la cámara, mientras veía al resto del grupo dar saltos o simplemente bañarse. Otras personas también llegaban al sitio que es muy popular.

Hecho todo, el día finalizó conociendo muchos más lugares y nuevas personas. No siempre las cosas salen como se planean, pero esto no quiere decir que saldrán mal.

Categories: Crónicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>