Crónicas

Mayo Inesperado en Veraguas

Querer vivir aventuras significa estar abierto a lo inesperado y al cambio de planes. La idea sería aprovechar el fin de semana largo para llegar muy lejos, aunque no fue posible. Si ustedes también están abiertos a esta premisa, les invito a seguir leyendo.

MAYO 2015. Después de varios meses casi continuos caminando con La Tribu Guarumo, ciertos mitos empezaban a inflar una burbuja. El verano trae excelente clima para senderear y conocer nuevos lugares y el grupo parece invencible a pesar de los obstáculos que se han presentado antes ya sea en terrenos difíciles o aprendiendo a deshidratarse. El grupo se diferencia por lo abierto a nuevos miembros y el compañerismo durante sus senderos, lo cual es un excelente atractivo.

Lo cierto es que mientras más caminas, más te expones. Esto no es intrínsecamente malo, pero es un punto importante para reflexionar y no olvidar.

Misión: Calovebora

Durante las semanas anteriores, se había puesto de moda el tema de las costas veragüenses. El Presidente había anunciado en un futuro construir la carretera que permitirá acceso a estas costas, sus habitantes y las posibilidades turísticas que ahí se esconden. Investigando un poco por internet sobre Calovebora, aparte de sus atractivas playas, lo más popular es ver vídeos sobre la travesía que es llegar ahí. Aunque hay un camino, el mismo no se puede considerar como una carretera. Pocos autos pasan y solo en épocas que el terreno lo permita. Otra ruta utilizada es a través de ríos, pero leyendo esto solo cubre parte del trayecto y en secciones la lancha no puede cruzar hasta que se bajen sus tripulantes por lo llano del fondo. En todo caso parecía un reto y a mi me motivaba la idea.

El plan sería llegar a Santa Fe para investigar desde ahí la posibilidad de llegar. Aprovecharíamos el día para conocer lugares aledaños. En el camino hicimos la parada obligada en San Francisco de la Montaña, con la diferencia de hacer una breve caminata a un salto de agua del área, no conocido por mí hasta entonces.

Salto de San Francisco Mayo 2015

Una vez en Santa Fe, empezamos a enfrentar pequeños retos. El primero es que teníamos hambre y no lográbamos decidir donde comer. El otro es que el clima lluvioso en plena tarde nos tenía mojados y pasando frío para algunos. Ya desde entonces los planes iban variando.

En el grupo se conversó y por la poca información disponible para llegar a Calovebora, decidimos mantenernos en Santa Fe y conocer las cascadas del lugar. Aunque no lo crean, ese plan también cambiaría.

Misión: Cascadas de Santa Fe y Guabal.

Reunidos en una casa familiar de uno de los miembros, seguiríamos tomando decisiones sobre que hacer al día siguiente. La primera decisión sería aprovechar el rancho del Hotel Santa Fe para acampar. Al día siguiente iríamos a dos cascadas desconocidas por el grupo: Bermejo y otra por Guabal.

Rancho Hotel Santa Fe Mayo 2015

La noche sería aprovechada para cenar y tener una charla tribal entre nuevos y viejos miembros para conocer más sobre el grupo, palabras prohibidas y otras intimidades. Eventualmente dormiríamos y el amanecer nos traería otro día con más aventura.

Con los primeros rayos del sol empezamos poco a poco a levantarnos. Algunos tardando un poco más que otros. Nos arreglaríamos para ir a nuestro primer destino: El Salto de Bermejo.

Pasear por Santa Fe siempre obliga a detenerse en el camino para apreciar los paisajes.

Pasear por Santa Fe siempre obliga a detenerse en el camino para apreciar los paisajes.

Llegar a la entrada en auto tomaría unos 20 minutos, aunque lo que si tomaría un poco más sería la caminata desde la entrada hasta las cascadas. Una vez ahí algunos disfrutarían del primer salto mientras que otros irían trepando rocas para ver el salto más grande. Yo de a pocos fui subiendo, pero hubo un punto en el que me sentí inseguro por lo fuerte de la corriente y el tener que pasar a través de piedras y sobre un salto. Cualquier error sería una caída segura y con ello exponerse a un accidente.

Bermejo Mayo 2015.

Varios tuvieron la fortuna de presenciar de cerca la otra cascada. Por otro lado, el retorno no fue el mejor para todos. Lastimosamente, hubo un par de accidentes. Uno en particular daría susto tanto a la víctima como al resto del grupo. La causa fue justamente cerca de las rocas por donde tuve que pasar con mucho cuidado. Una caída resultó en un rasguño profundo sobre la frente de la persona anónima, para proteger a la víctima. Con cuidado pudo llegar hasta afuera del cauce para evaluar la situación, pero el grupo se encontraba en shock. Estábamos buscando algo para cubrir temporalmente la herida.

Yo primero consideré prestar mi toalla, pero me daba pena ya que la había usado hace poco. La herida aunque sangraba no parecía afectar habilidades motoras ni habían signos de desorientación o similares. En este caso me tocó reaccionar, aunque de manera espontánea, pero algo había que hacer para avanzar. La “solución” fue prestar mi t-shirt para que se tapara la herida. La otra consecuencia de esto es que no traía muda de ropa y tocaría modelar a modo de una versión más pálida y pesada de Rambo a través de la selva.

Lo importante es que la situación nunca se salió de control y con mucha calma se llevó por el sendero y hasta un centro de salud para una evaluación profesional y las puntadas esperadas.

El accidente no amenazó con cancelar el fin de semana, pero nuevamente cambiarían los planes.

Guabal Mayo 2015

Aún quedaba por visitar una cascada planeada, así que en auto fuimos un largo recorrido por la carretera de Guabal. Largas e inclinadas lomas pusieron a prueba la tracción de los autos. El mío en particular inclusive tuvo un resbalón por una bajada que requirió enfoque para maniobrar.

Salto Guabal Mayo 2015

Así llegamos entonces sobre un puente a un salto de agua muy lindo. La caminata sería corta aunque en el camino nos toparíamos con una de las pocas serpientes que me había encontrado hasta la fecha. Estuvimos un tiempo observando y disfrutando de la caída de agua, hasta retornar a nuestros autos hacia nuestro próximo cambio de ruta: La Yeguada.

La Yeguada

Aunque se había considerado inicialmente, se había pospuesto y ahora nuevamente se retomó hacer camping aquí. A pesar de los cambios de planes era mi primera vez en el lugar y desde hace mucho había querido conocerlo.

Llegamos cerca del atardecer para armar nuestras tiendas. Yo me ubicaría un poco lejos para alejarme del ruido al momento de descansar.

La Yeguada Mayo 2015.

Otro tipo de exposición que hasta entonces evitaba era la personal. Antes de empezar a caminar, leí un artículo con un punto interesante [Nota: a la fecha no he podido ubicar el enlace del artículo.]: Si te vas a unir a un grupo de senderismo ten presente hacer amistades, pero generalmente nadie busca crear más que eso. Con justa razón.

Fogata La Yeguada Mayo 2015

El grupo haría una fogata y eventualmente los juegos tribales iniciarían, momento perfecto para retirarme.

La noche resultó excelente para hacer fotografía nocturna y también adelantar un poco de lectura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La mañana sería algo fría pero también se podría disfrutar de la laguna y el despertar del sol. Aproveché, con la asistencia de uno de nuestros compañeros de sendero, para hacer una de mis primeras sesiones de Drone en este mágico lugar.

Amanecer La Yeguada Mayo 2015

La jornada terminaría con una visita a una cascada cercana y muy accesible alrededor de las instalaciones del Ministerio de Ambiente.

Cascada La Yeguada Mayo 2015

Como mencioné al inicio, vivir aventuras siempre significará estar abierto a retar presuposiciones, cambiar planes, ser espontáneo. Pero siempre disfrutar de los resultados a través los retos, obstáculos y también todas las recompensas que sobrellevarlos nos trae.

 

Categories: Crónicas

2 thoughts on “Mayo Inesperado en Veraguas

  • ablancobonilla@hotmail.com' ariel

    Calovebora sigue siendo uno de esos destinos soñados, ojalá lo logremos hacer antes de terminar el año. Gracias por traer a la memoria estos buenos momentos y aquellos que nos hicieron asustar un poco pero que hoy podemos contar como anécdotas y aprendizajes..

    • Gracias Ariel por participar. Sin duda quedan infinidad de lugares por conocer y lecciones para aplicar lo aprendido. Lo importante es aprender y buscar disfrutar cada experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>