Aventuras

El Primer Cerro del RuJack

Llevo casi 3 meses con Sir RuJack Dogman, un Jack Russell Terrier con 4 meses de nacido. No podía esperar a que tuviera sus vacunas para poder sacarlo a disfrutar de la vida fuera de casa. En pocas semanas pude ir midiendo su destreza para así llegar a su primera cima en Panamá.

Siendo un cachorro, se le debe mucha paciencia, pero RuJack ha resultado ser muy abierto a aprender y adaptarse desde que nos conocimos. Primero para vivir en mi casa. Más luego para que fuera cuidado por sus padrinos durante mi gira a Cerro Banco y otros destinos. Con sus vacunas necesarias para poder salir sin correr peligros, empecé a caminarlo y luego a correr. A estos perros les encanta correr!

Por su excelente comportamiento para nada relacionado con estar amenazando mis zapatillas de trillo, le invité a acompañarme en un fin de semana de campamento en La Laguna de San Carlos. Lugar ideal por su cercanía a la ciudad y también al Cerro Picacho, por lo que podríamos incluir algo de senderismo de ser posible.

No te preocupes RuJacksin, son solo 2 horas!

No te preocupes RuJacksin, son solo 2 horas!

Debo confesar que el día que planeamos salir tenía pequeñas dudas, pero sobre mí. Lo último que quiero es darle una mala experiencia este fiel compañero, pero los minutos corrían y debía decidirme. Ya tenía todo empacado para ambos y como omen RuJack quiso cooperar bastante esperando pacientemente en su catre para llevarlo con seguridad en el auto.

La aventura fue en su mayoría positiva. Los incidentes que hubo afortunadamente fueron menores. RuJack tuvo mucha paciencia mientras íbamos en el auto saliendo de la ciudad, pero luego de un par de horas de manejo y a pocos minutos de llegar, la naturaleza llamó. Yo me había detenido un poco antes para bajar al cachorro por si tenia alguna necesidad, pero en esta ocasión no quiso avisar. La realidad es que peores situaciones me ha tocado lidiar con otras personas.

Llegamos con el atardecer a la laguna, donde nos recibieron con gran amabilidad. Buscamos un spot en el área con más árboles para guindar la hamaca. El clima tranquilo y con pocas nubes se prestaba para obviar el techo. Le serví cena y agua a RuJack y yo poco después instale la estufa para prepararme una sopa rápida. Noté en el momento que no llevé mi tenedor, pero así aprendí sobre el utensilio para comer ramen que trae la herramienta multi-uso.

Entren que caben 1 y un perro.

Entren que caben 1 y un perro.

Para deleite de RuJack, la noche trajo muchos insectos al área. Aparte de eso todo fue muy tranquilo y el tiempo pasó rápidamente hasta que era momento de dormir. Ambos compartimos la hamaca sin quejas y en armonía.

¿Quién ilumina a quién?

¿Quién ilumina a quién?

Con el amanecer nos despertamos a esperar los primeros rayos del sol y así calentarnos un poco. El desayuno sería breve para ambos. Jugamos un rato aprovechando la tranquilidad del lugar y el excelente comportamiento de RuJack. Después de guardar la hamaca y nuestras pertenencias, como recompensa decido llevarlo al sendero del Cerro Picacho.

A pesar de detenernos para tomar agua y descansar, logramos una subida rápida. RuJack bajo correa ya que aún sigo entrenando para que me preste atención sin distraerse. Una curiosidad durante la subida y bajada fue ver el instinto de caza del Jack Russell Terrier. Cada vez que empezaban a caer piedrecitas en la parte rocosa, se activaba este instinto y con gran enfoque intentaba alcanzar cada piedrecita. Afortunadamente la correa y mi atención lo mantuvo fuera de cualquier posible riesgo, pero es algo en lo que tocará trabajar más. Llegamos a la cima en aproximadamente una hora. Disfrutamos del ambiente, aunque sospecho a RuJack le aburría un poco ya que su estatura no le permitía ver con facilidad los alrededores. Luego de un merecido descanso y merecidos treats para RuJack empezamos a descender.

Como su instinto de caza tomaba mucha fuerza y las lomas de bajada se hacían más empinadas, decidí cargarlo casi todo el retorno, aunque muy satisfecho con su habilidad y desempeño.

¿Jugar o sombra? ¿Jugar o sombra? Decisiones...

¿Jugar o sombra? ¿Jugar o sombra? Decisiones…

Nuevamente abajo disfrutamos un poquito más de la laguna, aunque con el sol de medio día asentándose, nos preparamos pronto para regresar a casa. Lo cierto es que demostró ser un gran compañero y pronto estaremos buscándole nuevos senderos para explorar.

Si deseas conocer más sobre la Laguna de San Carlos y algunos de sus cerros puedes leer mi detallado artículo en Crónicas:

http://tiendapedia.com/2015/12/cerro-picacho-laguna-de-san-carlos/

 

Si deseas seguir las aventuras de RuJack, puedes desde su cuenta de Instagram:

Categories: Aventuras

2 thoughts on “El Primer Cerro del RuJack

  • jardexp@hotmail.com' Bonarge A. Rodríguez B.

    Excelente relato, la compañía de nuestro mejor amigo, el perro, ellos darían la vida por el que consideran el alfa de la manada, fieles hasta la muerte.

    • ¡Gracias por comentar! Me robó lo que escribí en instagram ya que las mascotas no están ni siquiera conscientes si llegaron a la cima o no, solo tienen ojos para uno y por eso también toca cuidarlos de manera recíproca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>